Bienvenidos

Hola a todos:
Bienvenidos al Blog. En este espacio virtual vamos a presentar actividades y proyectos de trabajo del curso de Economía y Ciencias Jurídicas e intercambiar ideas.
A partir del 4 de julio y hasta el 11 de julio vamos a debatir "online" sobre los temas de interés elegidos por los grupos. Para participar en la discusión solo tienes que escribir tu aporte en "Comentarios" y no olvides tu nombre al final.
En el siguiente enlace encontrarás algunas recomendaciones para escribir en un Blog: http://cafeintercultural.blogspot.de/p/textos.html
Muchos saludos,
Claudia

27 jun. 2011

Movimientos antiglobalización – Barcelona, 2001

A medida que la globalización extiende su alcance, gana también un gran número de opositores. Desde hace un par de décadas, se han ido sucediendo numerosas protestas contra muchos de los aspectos que conlleva este fenómeno (1). El ejemplo más llamativo dentro del territorio español se remonta al verano de 2001 en Barcelona, cuando del 25 al 27 de junio, el Banco Mundial había previsto reunirse en la ciudad. Sin embargo, numerosos colectivos en contra del neoliberalismo organizaron una conferencia paralela cuya fuerza logró que el encuentro oficial se cancelase y se realizase, en su lugar, por videoconferencia (2). Un año después, se grabó un documental de carácter divulgativo al respecto, titulado “Rosa de Foc” (“Rosa de Fuego” en catalán) (3).

La buena organización por parte de los opositores se vio, no obstante, eclipsada por la brutalidad con que intervinieron las fuerzas del orden. El acto de mayor envergadura congregó a más de 30.000 manifestantes en las calles de Barcelona. Éstos habían redactado un manifiesto donde mostraban su rechazo hacia el neoliberalismo y todo cuanto éste desencadena: desigualdades económicas, educativas, sociales, etc. (4) Sin embargo, durante los días en que tuvieron lugar las manifestaciones, fue la actuación policial (que se saldó con 22 detenidos, 50 heridos y varios juicios) la que quedó situada en el ojo del huracán. Lejos de tratarse de una excepción, ésta ha sido en muchos casos la protagonista en protestas de este tipo. A modo de ejemplo, cabe recordar el joven inocente que recibió un disparo durante el boicot a la Cumbre de Gotemburgo, también en junio de 2001 (5).

Sobre los movimientos antiglobalización

  • ¿En qué aspectos de la globalización deberían centrarse las protestas?
  • ¿Podemos cambiar el mundo a través de estas protestas o son los opositores meros idealistas?

En cuanto a la actuación de las fuerzas del orden

  • ¿Está justificada la represión policial en estos casos? En caso contrario, ¿qué medidas se deberían tomar en estos casos?
  • ¿Se trata de una manera de mantener el orden o más bien de acallar los gritos del pueblo?

En cuanto a la actitud de los medios de comunicación

  • ¿Es cierto que tienden a enmascarar la realidad y centrarse en hechos vandálicos aislados que no representan al movimiento?

Enlaces de utilidad

(1) Los movimientos antiglobalización en general http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_antiglobalización

(2) Las manifestaciones de Barcelona en junio de 2001
http://es.wikipedia.org/wiki/Manifestaciones_contra_el_Banco_Mundial_en_Barcelona_en_2001

(3) El documental “Rosa de Foc”
http://www.kaosenlared.net/noticia/rosa-de-foc-rosa-de-fuego

(4) El Manifiesto de los opositores de Barcelona en junio de 2001
http://usuaris.tinet.cat/jmys/mrgcas.html

(5) La represión policial llevada al extremo
http://www.elmundo.es/cronica/2002/334/1015850337.html

Grupo: Neila García & Wayne Götz

9 comentarios:

  1. Me parece muy difícil lograr un cambio político con las protestas, no obstante, estoy definitivamente de acuerdo con unos objetivos de los movimientos. Pienso que el problema consiste de la reputación política de los manifestantes. Ya hubo muchas protestas violentes que causaron danos y detensiones. Por supuesto, hubo también muchas manifestaciones sin violencia, pero pienso que las manifestaciones violentes son más discutido en la sociedad. Estoy convencido que no se puede influir las decisiones de los políticos poderosos del mundo en esta manera violenta. Es decir que las luchas de los manifestantes no van a afectar los políticos directamente, sino se dirigen contra la policía, o sea que no se puede lograr un cambio político verdadero. Pienso que la reputación négativa causa pocas posibilidades para los movimientos de conseguir sus objetivos porque a menudo parecen a enemigos para el poder estatal.
    De Thomas

    ResponderEliminar
  2. No sé si podemos cambiar el mundo a través de estas protestas. Creo que no. Se puede mostrar que no todos están de acuerdo con lo que pasa en el mundo, pero no es más que una senal.

    ResponderEliminar
  3. Thomas:

    Estoy de acuerdo contigo en muchas de tus opiniones. Sin embargo, me gustaría compartir algunas preguntas que me surgieron tras haber leído tu comentario.

    Sin duda, muchos manifestantes se han ganado una mala reputación en la sociedad. ¿Se debe esto al carácter de su propia actuación o al enfoque de los medios y su preferencia por lo delictivo y morboso? ¿Deberíamos adoptar una postura crítica ante esa imagen que se nos presenta?

    Tú apuntas que estas reivindicaciones sólo afectan a la policía y no a los políticos. Si nos remontamos al caso de Barcelona, la conferencia tuvo que hacerse por videoconferencia. ¿No crees que, de algún modo (aunque no fuera el más deseado), los políticos se vieron afectados por ese hecho? En relación con esta cuestión, ¿podríamos pensar que la policía representa a los miembros de la política?

    ---- ----- -----

    Renata:

    Si estas protestas sólo constituyen una señal, pero no consiguen ningún resultado en la práctica, ¿crees que los manifestantes deberían resignarse o, por el contrario, seguir manifestándose?

    /Neila

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Neila ya les preguntó algunas preguntas muy importantes. Sin embargo me gustaría adjuntar una más:

    ¿Como podemos influir los políticos (el mundo)?

    Es asi que entiendo perfectamente sus puntos, pero se tiene que tener en cuenta que las medidas que existen, son muy limitadas. Pues podemos hacer nada o intentar lo que es posible (aunque sería solamente algo chico)

    Gracias,
    Wayne

    ResponderEliminar
  5. En principio quiero decir que no creo que estos movimientos puedan cambiar el mundo; estos son métodos errados porque la violencia nunca tiene razón. Tengo también que añadir que la policia siempre utilizó violencia contra estos manifestantes antiglobalización.
    En Génova (Italia) en julio de 2001 la Cumbre de G8 fue contestada duramente por mil y mil de jóvenes antiglobalización que vienen de todas partes de Europa. La reacción de la policía italiana fue “fascista”: el Ministro del Interior italiano ordenó de disparar indistinatamente a la gente que ententaba sobrepasar la “zona roja”; había además de 200 heridos, un muerto y probablemente además de 500 detenciones la policía se portó muy violentemente con los detenidos: los pegó y detenió en los cuarteles durante muchos días. Los periodistas no tenían el permiso de acceder al centro de Génova durante días.
    Las manifestaciones del año 2001 no cambiaron la suerte del mundo aunque muchas personas participaron en ellas pero contribuyó hacer conocer los buenos propositos que tenían los manifestantes al mundo entero.
    La policía no debría contestar con violencia las violencias de los manifestantes, pero es obvio que para ellos es difícil conducir una manifestación antiglobalización, donde, en medio a estos manifestantes que tienen buenas intenciones, hay siempre alguién que está allá para provocar desatre o desorden.
    Samanta

    ResponderEliminar
  6. Samanta:

    El caso de Génova que tú presentas quizás pueda responder a muchas de las preguntas que fuimos planteando en el debate. Sobre todo me gustaría hacer hincapié en la prohibición de los medios para acceder al lugar de los hechos. Desde mi punto de vista, es un claro ejemplo de manipulación. Dicha actitud seguramente se adoptó por temor a mostrar la verdadera realidad del asunto.

    Me gustaría matizar que la violencia no representa al conjunto de los manifestantes, sino a una minoría y a la actuación de la policía respecto a ese número reducido que tergiversan los fines y medios de las protestas.

    Por último, afirmas, y estoy de acuerdo contigo en ello, que esas protestas no consiguieron cambiar el mundo. Pero, ¿crees que quizás sí pudieron concienciar a más gente que posteriormente se haya comprometido con la causa? En ese caso, ¿mereció la pena?

    /Neila

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que todo tipo de protesta vale la pena. En general es difícil evitar la violencia, una vez que la polícia y los interesados en acabar con los movimientos antiglobalización se valen de fuerza y de sus posiciones para contener a los manifestantes, lo que sin dudo es demasiado injusto. Pues, a los policías les he dado mantener el ordén y evitar la violencia.

    En este contexto, yo diria que los problemas surgidos de la desigualdad social y principalmente del enriquecimiento de algunos pocos, es una de las causas de muchas Protestas antiglobalización.

    Desde mi punto de vista, mientras hayan puntos negativos relacionados a la globalización, como lo apuntado acima, estas protestas seguirán. Algunas más pasivas otras menos, pero de todas maneras la población tiene que mostrar su insatisfacción con lo que sucede en la sociedad o en el mundo.

    Todavía no hay una manera de protejer a los manifestantes. Sin embargo, creo que la gente no enmudece a causa de eso, mismo con tanta violencia como mostrado en este debate, es necesario decir lo que uno piensa y así manifestarse.

    Cristiane

    ResponderEliminar
  8. Neila:
    No sé si los manifestantes deberían seguir manifestandose. Creo que sí. No sé qué se puede hacer sino para intentar cambiar el mundo. Mientras no tengamos otra solución, me parece bien de seguir manifestando. Pero yo nunca lo haría, intento más bien cambiar las cosas que yo puedo cambiar por ejemplo en la universidad, porque ahí hay la posibilidad de hacer verdaderamente algo durable.

    ResponderEliminar
  9. Cristiane y Renata:

    Gracias por vuestra respuesta a la pregunta que planteábamos: ¿Deberían seguir manifestándose?

    Ambas presentáis razones convincentes tanto para continuar las protestas (Cristiane) como para dirigirlas a reivindicaciones de ámbito más reducido, pero con un impacto real (Renata).

    En cualquier caso, y como conclusión personal, me gustaría decir que me alegra ver que en ninguno de los dos casos hay muestras de pasividad, conformismo o indeferencia. Quizás con una concienciación progresiva y con suficiente tiempo consigamos mejorar un poco el mundo. Ojalá que sea así.

    Muchas gracias a todos los que habéis participado en este hilo de debate.

    /Neila

    ResponderEliminar